Buscar
¿Qué hacer ante la sospecha de Ictus?
¿Qué hacer?

En ocasiones, el paciente con ictus debe ser intervenido quirurgicamente, en unos pocos casos, al igual que algunas enfermedades que causan infartos cerebrales. Entre estos últimas la principal intervención se denomina endarterectomía carotídea, que consiste en la limpieza quirúrgica de la arteria  carótida enferma. En los últimos años, además de quirúrgicamente, las arterias pueden ser tratadas mediante otras técnicas, como la denominada angioplastia carotídea. En esta última, el especialista introduce un catéter con un balón de dilatación en la arteria lesionada con el fin de ensanchar su zona de mayor estrechamiento. Tanto la intervención quirúrgica como la angioplastia deben ser realizadas por especialistas que acrediten que las complicaciones de la  intervención serán inferiores al riesgo estimado si sólo se aplica un tratamiento médico.

ejercicio

Prevenir el ictus haciendo ejercicio: un estilo de vida sedentario es un factor de riesgo de múltiples enfermedades vasculares. Ademas, un buen estado físico ayuda notablemente a la recuperación en caso de sufrir un ictus.


¿El ictus puede repetirse?


La arterioesclerosis es una enfermedad crónica, y los síntomas clínicos pueden repetirse con el paso del tiempo. El riesgo de repetetición de un ictus depende de la causa primaria de la enfermedad, de los genes de cada individuo, y del buen cumplimiento por el paciente del tratamiento recomendado por el especialista para evitar la recurrencia. Por ello, es muy importante mantener de forma indefinida la medicación y los cambios de estilo de vida recomendados en cada caso. En la actualidad, no hay marcadores fiables del riesgo de recaída de cada paciente, por lo que todos deben ser tratados atendiendo a esta posibilidad.


Tratamiento
¿Qué tratamientos médicos son los más eficaces para evitar un ictus?

El tratamiento preventivo no siempre es el mismo, ya que debe ajustarse a la causa de la enfermedad responsable del ictus en cada caso. Existen dos grandes grupos de fármacos: los antiagregantes plaquetarios y los anticoagulantes. En los primeros se incluyen fármacos que inhiben la función de las plaquetas, que son las células de la sangre que participan de manera protagonista en la formación de los trombos en las paredes de las arterias. El antiagregante plaquetario más utilizado es la aspirina. Otros antiagregantes usados son el clopidogrel, dipiridamol y el trifusal. Los anticoagulantes son otro grupo de fármacos que también se administran con la intención de impedir la formación de trombos, aunque el mecanismo por el que actúan es inhibir unas sustancias que se llaman factores de la coagulación. El anticoagulante más ultilizado en España es el Syntrom. Hay otra serie de fármacos catetgorizados como vasodilatadores cerebrales cuya eficacia clínica es dudosa.


¿Existe tratamiento quirúrgico para el ictus?


De lo dicho en los dos apartados anteriores se deriva que la conducta más apropiada de un paciente con síntomas sospechosos de un ictus es acudir inmediatamente al servicio de urgenicas de un hospital, o llamar al servicio de ambulancias de su provincia. Dicho hospital debería contar con una Unidad de Ictus. Dado que el margen de administración de rt-PA es de sólo tres horas desde el inicio de los síntomas, hay que actuar siguiente el concepto "tiempo es igual a cerebro", pues cuanto antes se administre el fármaco, mayores son las probabilidades de evitar las secuelas permanentes de la enfermedad.

Para facilitar este tratamiento se ha creado en diversas ciudades españolas el llamado código ictus, consistente en la conexión telefónica inmediata entre los servicios de ambulancia que recogen al paciente en su domicilio y los centros hospitalarios que lo atenderán.

Copyright 2013 onmedic Networks   |  Declaración de Privacidad  |  Términos de Uso  |  onmedic